Post 13: Manías

Soy maniática. Lo admito. Bueno, no lo admito, lo digo sin tapujos. Vivimos en una sociedad en la que parece estar estigmatizado el tener manías. Con el paso de los años te vas conociendo mejor, te vas descubriendo. Y sí, te das cuentas de que te gustan las cosas de cierta manera, con un cierto orden. Pero oye, que eso no es malo. La vida consiste en eso, descubrir lo que te gusta, cómo te gusta y hacerlo. Y luego ya vemos.


Entre todas mis manías, aquí van algunas: da igual el trayecto que haga, tengo que hacerlo con Spotify como banda sonora. Siempre subo y bajo los escalones con el pie derecho primero, a pesar de ser zurda. No me gusta que me toquen el pelo, excepto una persona en especial. Tengo que salir de casa con el reloj y mis anillos puestos, que son unos cuantos. Si empiezo a leer algo de un autor o autora en concreto, tiendo a leerme toda (o casi toda) su bibliografía. Y así podría tirarme toda una tarde enumerando mis manías, pero no os quiero aburrir.


Teniendo cada